Publicite aquí 0294 154711027

Home » » EL RETRASO CAMBIARIO RETRASA A RÍO NEGRO

EL RETRASO CAMBIARIO RETRASA A RÍO NEGRO


Un dólar a 4,95 pesos quita competitividad a la fruticultura y al turismo regional.
Esto se traduce en menores inversiones y en la eliminación de puestos de trabajo.
javier lojo jlojo@rionegro.com.ar
En las últimas décadas la economía de Río Negro creció de la mano de dos sectores clave: la fruticultura y el turismo.
 Ambas actividades se encuentran ligadas directamente con el exterior; la primera de ellas, porque destina la mayor parte de su oferta productiva de peras y manzanas hacia distintos puertos del mundo y la segunda, por los importantes recursos que percibe de los turistas internacionales que año tras año recorren nuestra región.
La historia que muestran las estadísticas provinciales confirma la presencia de ciclos económicos bien definidos dentro de la economía local. Cuando los programas aplicados desde el gobierno nacional contemplaron un dólar fuerte (respecto de la moneda local), actividades como el turismo y la fruticultura rionegrinos experimentaron un importante desarrollo. Por el contrario, con un modelo sostenido por un dólar debilitado, la crisis de estos sectores no tarda en llegar.
En las últimas décadas los ciclos económicos, con una paridad débil y fuerte, fueron cada vez más marcados y predecibles, con la aparición de síntomas precrisis que daban cuenta claramente de un agotamiento del modelo implementado. En la actualidad, Río Negro se encuentra nuevamente en este complejo escenario producto de los desvíos de la actual paridad cambiaria en estas dos actividades.
Durante la última década el tipo de cambio ha sufrido un progresivo ajuste como consecuencia de la apreciación real de la moneda local respecto de la divisa estadounidense y de otras monedas importantes en los flujos de intercambio comercial, como el euro. Esta tendencia obedece tanto a factores estructurales propios de la economía argentina como a las condiciones de la economía internacional.
Estudios privados detallan que la mejora competitiva del tipo de cambio que se generó en el 2002 con la salida de la convertibilidad hoy ya no existe: fue devorada por el aumento desproporcionado de los costos internos a partir del 2007 y la falta de reacción del gobierno nacional para compensar el deterioro generado por estos cambios.
En la fruticultura este nuevo escenario se tradujo en menores exportaciones, caída en los ingresos de divisas, derrumbe de la rentabilidad, falta de nuevas inversiones y la pérdida de miles de puestos de trabajo. El turismo muestra una tendencia parecida, aunque todavía tiene cierto grado de maniobra –respecto de la fruticultura– para poder sostener su agonía por un breve tiempo más.
¿Cómo se llegó otra vez a este punto del ciclo? O, peor aún, pudiendo tomar conciencia de dónde estamos hoy ubicados, ¿por qué la política no actúa para modificar lo que el sentido común y las estadísticas señalan como previsible? Cabe rescatar de la historia aquella sabia frase de Albert Einstein "Si quieres obtener resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo".
La "mala praxis" que viene aplicando la administración Kirchner con el programa económico iniciado en el 2003 está generando distorsiones relevantes en los costos relativos de la economía y se necesitan medidas correctivas cada vez más profundas para volver al desarrollo pleno del período 2004-2007. Una de las más importantes, sin dudas, es lograr una paridad cambiaria nuevamente competitiva para la economía argentina. Otra, complementaria de la anterior, es armar un programa para desacelerar en forma progresiva los actuales niveles de inflación.
Para ello la administración Kirchner debería hacerse cargo del costo político que implica poner en marcha todas estas correcciones al mal manejo económico de los últimos años. Lamentablemente, y así lo confirma la reciente historia del país, el gobierno nacional es reacio a asumir costos políticos, sobre todo en un año electoral como éste. En definitiva, la ceguera oficial terminará asestando un golpe fatal a la ya debilitada economía de Río Negro.
El relato oficial
Desde los distintos estamentos del poder político la retórica oficial sobre la crisis que está generando el retraso de la paridad cambiaria tiene argumentos unificados. "La devaluación no corregirá los problemas de competitividad del sector", "tenemos margen para desarrollar nuestro mercado interno" o, sencillamente, "hay que buscar otras alternativas" a esta crisis en las economías regionales.
Hablar de la corrección del tipo de cambio es hoy como predicar en el desierto. Ni los empresarios ligados al turismo o a la fruticultura tocan ya el tema de una posible devaluación cuando son llamados a las oficinas del gobierno nacional para presentar sus problemas de competitividad. Eso sí, de esos lúgubres despachos se llevan una fuerte sensación de frustración luego de escuchar un monólogo casi sin sentido por parte de los funcionarios en un intento de justificar lo injustificable.
Algo similar ocurrió durante el segundo semestre del 2001. Estaba casi prohibido hablar de una devaluación pese a que el corsé cambiario del 1 a 1 estaba destruyendo la economía del país.
En ese entonces el ministro Domingo Cavallo periódicamente se tomaba el trabajo de mostrar públicamente cientos de cuadros con estadísticas oficiales –tal como hoy lo hace la presidenta en cada una de las cadenas nacionales en las que aparece– en procura de demostrar que los números que aparecían en los medios no eran leídos en forma correcta.
En el 2008 el gobierno kirchnerista comenzó a negar la realidad. La respuesta desde las filas del oficialismo a la queja empresaria por la pérdida de competitividad en el tipo de cambio se resume sencillamente como conductas conspirativas que quieren torcer la felicidad del pueblo. Demagogia pura. Mientras tanto, el modelo nacional y popular continúa su camino hacia lo predecible.
Como decía John Maynard Keynes a propósito de la economía, "se puede hacer cualquier cosa, excepto evitar sus consecuencias". Es decir, se pueden profundizar las cifras del déficit público, se puede negar la falta de un dólar competitivo, se puede sembrar la desconfianza sobre todo presunto opositor, se puede mentir con la inflación, se puede hacer alarde de ser soberanos ante los países del mundo, se puede restar autoridad y solvencia a los sindicatos, se puede amnistiar a los defraudadores, se puede indultar a los corruptos, se puede desconocer a las víctimas de Once, se pueden avalar las prebendas a los empresarios amigos del poder. En resumen: se puede hacer cualquier cosa, excepto evitar las consecuencias. (Fuente Río Negro)

.

Envia tu Noticia Foto Video

Envia tu Noticia Foto Video

CONSULTE SU DEUDA AQUÍ

Twitter en VIVO

TATO BORES LA CORRUPCIÓN

 
Support : AmPmFm
Copyright © 2013. LIMITE42º Paralelo de Noticias #Limite42 #ELBolson - All Rights Reserved
Para publicitar en este sitio, enviar mensaje 0294 154351535 o por mail a andamorales55@gmail.com
si necesita que eliminemos algun post o derecho a replica, escribanos citando el post en cuestion. Limite42 powered by Blogger
-->