Home » » 30 AÑOS DE DEMOCRACIA

30 AÑOS DE DEMOCRACIA

                30 DE OCTUBRE DE 1983
El país expresaba su libertad
- Cagaste Raúl, ¡ganamos!

El grito de Bernardo Grinspun, resuena al caer la tarde. Los resultados parecen irreversibles, el clima en la quinta de Don Torcuato es de contenida alegría mezclada con estupor. Alfonsín abraza a su hija Marcela -la preferida- y sale a dar una vuelta por el jardín: ya es presidente electo.

La campaña había sido intensamente agotadora. La agencia de noticias DyN me había designado para una experiencia inédita: seguir al candidato radical durante los tres meses previos a las elecciones. Nadie pensaba en agosto que Alfonsín tuviera alguna posibilidad de ganarle al peronismo.

Los primeros viajes fueron por la provincia de Buenos Aires. Mucha gente iba a los actos y había un fervor que parecía una reacción frente a los años de dictadura. Pero en Oberá las cosas habían cambiado: una multitud llenó el estadio, miles de personas quedaron afuera y Alfonsín cerró el acto por primera vez con el preámbulo de la Constitución: un líder había surgido.

Víctor Martínez, candidato a vice, era el gracioso del grupo. Como buen cordobés, le gustaban los chistes y ponerle apodos a todos. A mí me tocó “Cachilo asustado” un pájaro también llamado chingolo, copetón, o come maíz. Mis pelos parados y anteojos negros le divertían. Los días tenían su rutina: caravana de autos al llegar, visita a un barrio humilde antes del mediodía, almuerzo con fuerzas vivas, siesta, y a la noche, acto.

En Formosa había llovido mucho, el barrio estaba embarrado y mientras tomábamos un café en el hotel un chico le ofreció a Raúl lustrarle los mocasines sucios. Levanté la cámara y cuando estaba por hacer la foto me dijo –No.

Explicó que esa imagen podía ser malinterpretada. No me enojé: cuando uno está en un lugar así se aceptan condiciones. Después del acto, durante la cena, Carlos Castro, su jefe de prensa, comenta –Raúl quiere hablar con vos.

Alfonsín se acercó y me pidió disculpas por haber censurado mi trabajo y ofreció hacer la foto que yo quisiera.

Le pedí retratarlo mientras armaba la valija: no resultó muy buena imagen pero ese día me conquistó.

La consigna para el 30 de octubre era: primero ir a votar, luego el trabajo. Suena fácil pero, en aquel entonces, encontrar el padrón y llegar a Villa del Parque me llevó hasta el mediodía (por suerte, en el cuarto oscuro no tuve dudas). Los cinco periodistas que seguíamos la campaña fuimos citados a las 16 en una estación de servicio en Don Torcuato. Vinieron a buscarnos puntualmente y nos llevaron a una quinta cercana donde Alfonsín y un grupo reducido esperaría los resultados. El búnker secreto era algo primitivo.

La tele funcionaba bastante mal y había un solo teléfono. Cada dos horas una moto de DyN iba a la estación de servicio a buscar los rollos de película. Escribo un domingo de elecciones, 30 años después y recuerdo que ni los más optimistas pensaban entonces que la democracia llegaba para quedarse.

Alfonsín apareció en el living bañado y fresco después de la siesta. El clima era distendido, íntimo y familiar. El cierre de las urnas se prolongó más allá de las 18 por la gran cantidad de gente votando. De a poco empezaron a llegar datos propios: -¡Arrasamos en Mar del Plata! ¡Estamos ganando Buenos Aires! ¡Córdoba es radical!

Pasadas las 21 ya nadie dudaba sobre quién sería el próximo presidente pero Alfonsín no quería aparecer hasta que Luder reconociera la derrota.

El más nervioso era el comisario Baigorria, designado para protegerlo en la campaña. Ahora repetía como una letanía: Guarda que cuidamos al presidente, guarda que cuidamos al presidente.

Pidió refuerzos por radio. Sobre las 22 llegaron varios de los temibles Falcon con patente 113.

-Lorenza prepará el traje que nos vamos, pidió a su mujer -Así en camisa estás bien, - No señor, soy presidente electo y voy a ir de traje.

Una hora después, la comitiva inició su viaje a la sede del partido donde una multitud aguardaba eufórica. En Cabildo, a la altura de Juramento, cientos de jóvenes nos rodearon impidiéndonos avanzar, al grito emblemático de: -¡Se va a acabar, se va acabar, la dictadura militar!

Los vidrios polarizados no dejaban ver quién viajaba en esos odiados Ford. La situación se tensó. Finalmente Alfonsín bajó la ventanilla y saludó. El camino quedaba despejado (Fuente Clarín)











----------------------opina, comunícate con limite 42------------------
Powered by 123ContactForm | Report abuse

.

Envia tu Noticia Foto Video

Envia tu Noticia Foto Video

APROBADO, APROBADO, APROBADO, APROBADO, APROBADO…

Opinión EL CONCEJO APROBÓ EL PROYECTO DE FRACCIONAMIENTO DEL CERRO AMIGO Con 5 votos positivos (2 votos JSRN Ortega y Del Agua; 2 vot...

OPERATIVO ANTIDROGA EN EL BOLSÓN
 
Support : AmPmFm
Copyright © 2013. LIMITE42º Paralelo de Noticias #Limite42 #ELBolson - All Rights Reserved
Para publicitar en este sitio, enviar mensaje 0294 154351535 o por mail a andamorales55@gmail.com
si necesita que eliminemos algun post o derecho a replica, escribanos citando el post en cuestion. Limite42 powered by Blogger
-->