Home » » 30 AÑOS DE DEMOCRACIA

30 AÑOS DE DEMOCRACIA

          UN CUMPLEAÑOS AÚN CON ERRORES
  La conmemoración de 30 años de continuidad democrática en la Argentina debería constituirse en una fecha de festejos y, de paso, una oportunidad de reflexión de todos estos años de construcción social, colectiva, iniciado en 1983 con la asunción del primer presidente elegido en las elecciones democráticas luego de años de dictadura militar.
   Distintas alternativas de todos estos años de complejos procesos a través de sus logros y limitaciones, de sus momentos de conflicto, de confrontación y de encuentro no hallan todavía de manera fecunda el camino de la independencia que soñaron las idealistas libertarios de la Nación.
   Todavía hoy tienen que revisar y analizar el camino de los partidos políticos y su inserción en la sociedad argentina. Todos estos años de democracia, donde el pueblo no ha podido establecer su pasar sin sobresaltos en la economía, sin dificultades laborales, sin una educación seria y desarrollo de las actividades, merece recordarse y dedicarle el tiempo a la autocrítica de cómo somos en la realidad cotidiana y cuál el rol de cada ciudadano en la vida democrática del país.
  Todos estos años han pretendido servirse del estado benefactor, aquel que antes del 30 de diciembre de 1983 se idealizaba como superación de años de horror, violencia y atrocidad. Sin embargo, ganado el derecho de elegir y ser elegido ha madurado aunque vivamos aún  años convulsionados de construcción democrática.
  Todavía la democracia tiene una deuda con el pueblo, la interna y la externa que no parece ser viable reconocerla. En esta fecha tan cara al sentimiento de los argentinos, vale recordar la fecha de la Democracia. Alegrarse y poseerla para que quienes vivimos aquella historia no vuelva Nunca Más.


APOSTILLAS
  Mi vida en el periodismo me llevó a encontrarme entre las coberturas de movimientos sociales multitudinarios donde la muchedumbre del pueblo provoca una energía especial, fuerte.
 Había estado en Plaza de Mayo aquel 30 de marzo de 1982, glorioso para los trabajadores argentinos que manifestaron su profundo descontento social contra los militares  liderados por Saúl Ubaldini.
 El “cervecero” había organizado con las banderas de la CGT  un paro nacional con movilización, más grande la historia del sindicalismo argentino, y la mayor expresión de lucha obrera, que se hallaba sometida por la dictadura militar.
 Bajo la consigna “Paz, Pan y Trabajo” más de cincuenta mil jóvenes y trabajadores invadieron la plaza con una huelga política de masas como jamás hubo otra en la historia. Fue cuando balearon de muerte a Dalmiro Flores en los pasillos del Ministerio de Economía, lugar donde con el fotógrafo Pichichi Medaglia, nos habíamos apostado para evitar el “aplastamiento” de la gente.
  Otra multitud me sorprendió el 10 de abril d ese año, a pocos días del movimiento obrero: Esta vez para vivar a los militares.
  La historia inmediata fue luego que el general Galtieri mantuviera con Alexander Haig, con otra manifestación popular, esta vez en apoyo de la recuperación de las Malvinas, en la plaza de Mayo. El presidente de facto enviaba  una flota a ese camino de guerra sin retroceso.
Otra vez la plaza  hasta el Cabildo, repleta de gente. El clima, la energía, esta vez era distinta a la ocurrida hacía días atrás.

AIRES DE DEMOCRACIA
  Durante los meses anteriores había logrado entrevistas con el radical Raúl Alfonsín, en plena campaña política hacia el 30 de octubre de ese año de 1983.
   Quise dejar aquí la idea de cómo me viví con el ejercicio del periodismo  los momentos de la vida política del país, un dato que llevo para sí como una porción de  la historia grande del país.  De una nación que cobraba fuerzas a comienzo de los ochenta ante el debilitado gobierno de los militares.
    El 9 de septiembre de 1981, cuando la muerte del Dr.Ricardo Balbín, líder de la UCR en la ciudad de La  Plata, hecho que está en el archivo de mi memoria, Medaglia, mi compañero de andanzas, un fotógrafo peronista hasta el tuétano, me codeaba y me decía: “Este tipo va a ser el presidente de la Argentina, vas a ver…”, me dijo con increíble acierto. El que hablaba despidiendo a Balbín, era Rául Ricardo Alfonsín.

 Del teatro a la cancha
Aquel viernes 30 de septiembre de 1983 tenía planeado ir al teatro cuando Hugo Ferrer, coordinador de revista Gente de Editorial Atlántida, me mandó a cubrir el cierre de campaña de Raúl Alfonsín a la cancha de Ferro Carril Oeste, en el barrio de Caballito, que empezaba a las 20 horas. No estaba solo, éramos una tropa de cronistas y muchas más, la de los fotógrafos. A mi tocó Aarón Kalniker, un personaje de cámara al pecho que retrató en secuencias mi charla con el Dr. Alfonsín como a las 2 de la madruga en la casa de Marcelo T de Alvear, luego de un fortuito encuentro terminado el acto de Ferro.
EN LA CANCHA DE FERRO
Alfonsín tenía  una costumbre interrumpir su discurso para resaltar algún dato que desde el escenario él podía observar, ver. Como aquellas recordadas frases “un médico acá, por favor…” En el club Ferro Carril Oeste, su discurso comenzó diciendo “Venimos... “Cuidado con los fotógrafos, déjenlos trabajar”... 
 Angel Daniel Morales



















----------------------opina, comunícate con limite 42------------------
Powered by 123ContactForm | Report abuse

.

Envia tu Noticia Foto Video

Envia tu Noticia Foto Video
LORENA MATZEN CANDIDATA POR CAMBIEMOS RÍO NEGRO EN EL BOLSÓN
 
Support : AmPmFm
Copyright © 2013. LIMITE42º Paralelo de Noticias #Limite42 #ELBolson - All Rights Reserved
Para publicitar en este sitio, enviar mensaje 0294 154351535 o por mail a andamorales55@gmail.com
si necesita que eliminemos algun post o derecho a replica, escribanos citando el post en cuestion. Limite42 powered by Blogger
-->